martes, 15 de octubre de 2019

Crónica Festival de Sitges 2019

¡Muy buenas!

Esta semana he estado desaparecida porque me fui del 7 al 12 de octubre al Festival de Sitges de Cine Fantástico. Es la primera vez en mi vida que acudo a un festival de cine y desde ya os adelanto que ha sido toda una experiencia. De hecho, estuve dudando de si hacer una crónica o no porque no estaba segura de si iba a interesaros pero al final me he animado. Como creo que no soy la única novata por aquí en este tipo de eventos, voy a enfocar la crónica más como experiencia y no voy a hablaros todavía de las pelis que vi (que las comentaré más adelante, no os preocupéis). ¡Comencemos!


Antes de empezar el viaje tuvimos un problema considerable y es que el sitio donde reservamos con casi dos meses de antelación nos canceló la estancia a tan solo dos semanas de la fecha con excusas bastante pobres y sospechosas. Se supone que Booking nos tenía que reubicar pero se complicó el tema por razones que son bastante largas de explicar así que lo resumiré en que al final conseguimos otro alojamiento pero lo tuvimos que buscar por nuestra cuenta.

El tema transporte también fue un poco locura porque a la ida fuimos en bus para ahorrarnos dinero y lo cogimos a las 3:00 de la madrugada por lo que dormimos poco o nada. Lo bueno es que una vez en Sitges nos dejaron hacer el check in antes de la hora que tocaba y pudimos ir a dejar las maletas para luego recoger nuestra acreditación.

En este festival hay varias formas de conseguir entradas: o bien las compras en taquilla individualmente (creo que se puede hacer por internet también), o compras un pack de entradas (suele salir más barato) y las canjeas por las sesiones que quieras ver, o bien puedes pedir una acreditación especial, que es de las más baratas pero se han de cumplir ciertas condiciones en función del tipo: de estudiante, industria (hay que trabajar activamente en el sector para pedir esta) o prensa. 

Nosotros cogimos la acreditación de industria que tenía una peculiaridad: las entradas se reservaban a través de la web con un día de antelación y a partir de las 10 de la mañana. Os podéis imaginar nuestra estampa levantándonos todos los días un poco antes de las 10, esperando ansiosos con el móvil en la mano y corriendo a reservar las entradas en cuanto se hacía la hora. Sin exagerar, había días en los que si te esperabas un minuto o dos te quedabas sin entrada y encima la web colapsaba a esas horas y era habitual que se quedara bloqueada y te quedaras en tensión preguntándote si habías conseguido reservarla o no.

(Ese momento en el que se quedaba colgada la página)

Esa era la rutina de cada día que estuvimos en el festival: levantarnos para pillar las entradas, casi a ciegas porque al ser películas aún sin estrenar sabíamos de ellas bien poco, desayunar y luego salir para comenzar nuestra jornada cinéfila. La mayoría de las que vimos las proyectaban en el Auditori, que estaba a media hora del apartamento por lo que había que salir con tiempo. Las otras dos salas, Prado y Retiro, estaban más cerca pero al final sólo vimos una en cada una.

Veíamos unas 3 películas por día, salvo el jueves que vimos 4 y el sábado que vimos 2. Generalmente la primera era hacia el mediodía y la última terminaba sobre las 12 de la noche pero hubo un poco de todo: desde días en los que podíamos comer en el apartamento o en algún bar hasta veces en las que veíamos una película tras otra y como no te cogieras la comida en algún supermercado antes de la primera sesión, te quedabas sin comer.

El tema sueño también fue un condicionante, en especial las sesiones de cara a la noche en las que si te tocaba un tostón de película tenías que poner todo tu empeño para mantener los ojos abiertos. Para mí la peor fue la primera película del primer día porque claro, veníamos de una noche sin casi pegar ojo en el viaje en bus y no pude evitar quedarme frita una buena parte de la sesión. Así que los siguientes días me tocó tirar de café, café y más café.

(Voy a cerrar los ojos un momentito... sólo un ratito...)

En gran parte de las sesiones a las que fui venían también los directores, a veces hasta los actores, a presentarlas. A mí la verdad es que lo de hacerse fotos con famosos me da un poco igual aunque hice un video de Aaron Paul subiendo en ascensor pero mucha gente aprovechó la ocasión. Lástima que, de todas las películas que vi, únicamente en una se hizo un turno de preguntas al director y fue muy interesante.

Una de las cosas que recuerdo con más cariño es el ambiente que se vivía en las salas. Ese momento "juegos del hambre" en el que todos entrábamos corriendo en la sala para pilllar un sitio medianamente decente (que puede sonar algo estresante pero al final era divertido). Pero sobre todo el cachondeo que llevaba la gente aplaudiendo cada cartel que salía antes de empezar y también durante la película cuando salía alguna escena gore. Acostumbrada a la morralla humana  gente que muchas veces te encuentras en el cine normal (que dan patadas en el asiento de delante, comentan la peli en voz alta, se ríen cuando no toca...) no me pude sentir más a gusto.

En cuanto a lo que vimos, hubo un poco de todo: algunas me encantaron, otras me aburrieron moralmente, algunas sorprendentes, otras decepcionantes... y sí, hubo unas cuantas que me quedé con las ganas de haber visto, bien porque no estábamos cuando las pusieron o porque nos coincidían con otras. También me compré un par de cosillas, ya que había puestos de películas, camisetas, posters... en la zona de la playa y aún me quedé con la espinita de haberme pillado alguna cosa más. Para la próxima.

En definitva: ir al festival de Sitges ha sido una experiencia más que satisfactoria y no me arrepiento para nada de haber ido. Me quedo con las partes positivas y, sin duda, espero volver el año que viene a repetir.

¡Y esto es todo!


¿Y vosotr@s? ¿Habéis ido alguna vez a un festival de Sitges? ¿Cuáles son las películas que más os llaman del festival?


2 comentarios:

  1. (。◕ u ◕。)/ Holaaa!!!
    No tenía idea de que existía este festival, me alegro de que hayas podido vivir esta experiencia, me sorprende las cosas que te pasaron partiendo por el tema de las estadía, osea tuvieron mucho tiempo para cancelarte y lo hacen cuando ya todo esta encima, realmente poco profesional el servicio.

    Debe ser muy entretenido un festival de cine pero creo que me pasaría como a ti, demasiadas películas donde no sabes lo que te encontraras, si te aburrirán o te divertirán.

    Gracias por compartir tu experiencia :D

    Te invito a visitar mi humilde espacio ♥

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del alojamiento fue lo peor, ya te digo, se portaron fatal con nosotros y al final tuvimos que reservar para 6 y éramos 7 para conseguir algo del mismo precio porque a esas alturas estaba todo caro.

      Aunque te arriesgas a que no te gusten las pelis que vea sigue siendo divertido, sobre todo porque luego puedes rajar con tus amigos de las pelis aburridas xD

      Eliminar

Puedes comentar, hacer una crítica, dar tu opinión...
Pero recuerda:
-Spoilers debidamente marcados
-No faltes al respeto a los demás bloggeros o a mí, ya que todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión pero sin pasarse de la ralla
-NO dejes comentarios SPAM
-Los libros/mangas que reseño los he leído en físico así que no me pidáis que os los pase en PDF ni que os diga dónde leerlos porque no lo sé. En caso de que lo hubiese leído por scans o estuviera descatalogado, el link ya estaría incluido en la entrada.

Si cumples estos requisitos... ¡eres bienvenid@!

¡Ah! Y contesto los comentarios ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...